La mentira de las pseudoterapias

El autismo no es recuperable

Hace unas semanas se consiguió cancelar un congreso pseudocientífico cuyo nombre era: el autismo es recuperable. Se trataba de hecho de un acto de promoción de un nuevo producto de moda entre las pseudoterapias, el MMS.

El autismo no se cura. Se nace, se vive y se muere con este trastorno. Este síndrome se debe tratar desde bien temprano y a lo largo de toda la vida requerirá trabajo y dedicación. El único tratamiento posible consiste en atención temprana: psicólogos, logopedas, fisioterapeutas, educadores, todos deben actuar con el niño y en función del grado de autismo y quien sabe, si de la suerte o el amor de la familia, puede que produzca mayores progresos, pero no hay una pastilla mágica que lo haga desaparecer. De hecho ni siquiera es posible identificarlo en el embarazo o los primeros meses de vida del niño.

Esos miserables que venden milagros son despreciables por hacer negocio con productos inútiles, tal y como demuestra la comunidad científica y médica:

El MMS no es más que lejía disuelta, producto prohibido en muchos países y con evidentes efectos nocivos sobre el organismo.

Las vacunas no causan autismo, aunque sus seguidores se escuden en un viejo artículo científico totalmente rebatido por la comunidad científica (y las opiniones de algún periodista sensacionalista en la televisión pública.

Las dietas no sirven para curar el autismo, pueden aliviar algunos síntomas, pero por mucho que youtube nos quiera convencer de padres que han logrado “curar” a su hijo con dietas especializadas, sigue sin haber evidencias científicas.

No sólo esta gente se degrada como humanos por sus intereses económicos, sino por aprovecharse de la desesperación de unos padres sobrepasados por el estado de sus hijos. Nunca terminarán las preocupaciones de una familia con niños TEA, ni sabrán lo que es dormir tranquilos ni una sola noche. Si dejará de orinarse, si algún día hablará, si la maestra podrá vigilar que no se asfixie comiendo entre 30 niños más, si el aula especifica es lo adecuado o no, en definitiva, si algún día podrá valerse por sí mismo…

Canalladas como a las que se presta el señor Josep Pàmies deberían estar prohibidas, pero siempre se encuentran vericuetos legales que permiten montar congresos como el de Alicante (Junio 2018) o el de Lleida (Octubre 2018).

Moralmente, si les quedara un ápice de dignidad, cuando miraran a los ojos a un padre desesperado por una crisis de su hijo con autismo en mitad de la calle, rodeado por una multitud piadosa, presta a juzgar lo mal padre que es, y lo maleducado que está ese niño, deberían si tienen un mínimo de decencia dejar de vender humo y de aprovecharse del dolor de la gente que sufre.

Sustituid autismo por cáncer, sida, alzheimer o artritis y la respuesta será la misma, este artículo se podría escribir del mismo modo con cualquiera de esas terribles enfermedades.

La batalla contra las pseudociéncias debe ser sin cuartel y hasta el final.

 

Artículo del País, 5 de octubre del 2018

https://elpais.com/ccaa/2018/10/05/catalunya/1538729926_567571.html

 

Lejía: Hipoclorito de sodio disuelto en agua

MMS: Suplemento Mineral Milagroso, solución acuosa al 28% de clorito de sodio

El clorito de sodio, en solución acuosa y cuando se administra en las condiciones indicadas, se transforma en ácido cloroso que se degrada a dióxido de cloro. Todas estas sustancias tienen una acción oxidante fuerte, y su consumo directo en esas condiciones puede producir dolor abdominal, nauseas, vómitos, diarrea, intoxicaciones, fallo renal y metahemoglobinemia”.

Miserable: ruin o canalla

Canalla: persona despreciable y de malos procederes

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.